Los fetiches sexuales más raros

Ranking de los 15 fetiches sexuales más raros y curiosos

El sexo es un universo particular y cada cual lo vive y lo siente como quiere. ¿Tienes fetiches sexuales que te excitan pero nadie los conoce? Más allá de fantasías eróticas, hay quienes cuentan con ciertas parafilias hacia objetos que les ponen a cien por los motivos más bizarros posibles. Hoy te invitamos a que te dejes llevar por los pensamiento eróticos más extraños capaces de rozar lo prohibido. ¿Tienes ya tu favorito?

Bajo el fetichismo sexual se hallan infinidad de fantasías con las que los humanos disfrutan del sexo con su cuerpo y su mente en situaciones y lugares dispares e incluso con objetos de deseo insólitos. Lejos de ser un tabú o el pensamiento de unos cuantos locos, esta parafilia es más común de lo que parece y a todos, por muy calladito que lo tengamos, las cosas más insospechadas nos excitan.

Hoy realizamos un ranking de los fetiches sexuales más curiosos con la ayuda de las escorts en Bilbao de la agencia. Dada su experiencia, se han enfrentado a clientes con gustos muy diversos. ¡Así que prepárate! Algunos te asustarán, otros te darán pavor mientras que más de uno puede que no te resulten tan extraños porque, en más de una ocasión, han estado en tu mente calenturienta.

Los 15 Fetiches Sexuales Más Extraños

1. Sexo con un maniquí

maniqui

¿Recuerdas la película Mannequin donde el protagonista se enamoraba de un maniquí? Pues hay gente que va más allá y se excita hasta niveles estratosféricos pensando en montárselo con un maniquí. Esta forma de fetichismo sexual se llama Agalmatofobia. Cuidado con tener estatuas o muñecas cerca… Las sorpresas están servidas.

2. Salirofilia, la suciedad como motivo de excitación

Sí, no es una broma. Las fantasías sexuales son dispares pero hay personas que van más allá. La higiene entra en juego y en esta ocasión se deja el momento de la ducha para otro momento. Antes de tener sexo con una puta en Bilbao, evitan perfumarse o ir limpios. Habitualmente este ejemplo de fetichismo se acompaña de prácticas sexuales como el sado.

3. Autonepiofilia, actuando como un bebé solo en la intimidad

La mente humana es muy retorcida y hay quienes rizan el rizo. No es la primera vez que las escorts latinas de nuestra agencia nos han comentado que entre los fetiches sexuales más raros de sus clientes está el actuar en la oscuridad de la habitación como un adulto que actúa con un bebé. Pero no solo eso. ¡¡También llevan pañal!! Se masturban o incluso se excitan viendo a otra persona con un pañal puesto, eso sí, en una situación erótica.

4. Excitación hacia los criminales o hibristofilia

Seguro que no es la primera vez que has oído hablar del Síndrome de Estocolmo, en la que la víctima de una violación, secuestro o un acto violento acaba siendo complicidad con su agresor. ¡¡Qué se lo digan a Almodóvar en su conocida Átame!! Tomando algunos de sus elementos, en esta sádica ecuación aparece la hidristofilia o la excitación producida al pensar en criminales conocidos con cierto atractivo físico y gran repercusión en los medios.

5. Claustrofilia: Cuando los espacios pequeños te ponen (y mucho)

Sexo en ascensor

Aquí damos la vuelta a la tortilla. Al igual que hay gente que dirían que su trasero es la parte más fea de su cuerpo pero le encanta el sexo anal, la claustrofobia desde el punto de vista del fetichismo sexual es 100% excitante.

Un baño, un armario, un ascensor o un vestuario pueden ser lugares perfectos para que los claustrofílicos hagan muchas travesuras.

6. Fetichismo vampírico

Cuando la sangre se utiliza en el momento de la relación sexual, bien cubriendo el cuerpo con ella o bebiéndosela, estamos ante un caso de hematofilia. Películas como Crepúsculo o la serie de televisión True Blood han alimentado esta tendencia, aunque por muy alarmante que suene este fetiche sexual, se centra más en las fantasías con vampiros que en la utilización de la sangre.

7. Somnofilia: Cuidado con una mujer cerca mientras duerme

No es la primera vez que nuestras escorts en Bilbao se han encontrado con clientes que, mientras ellas dormían en la cama, se sentaban a contemplarlas y se masturbaban. Ese fetiche sexual de la bella durmiente va a más y son muchos los que sienten arder su entrepierna tocando a su pareja mientras duerme.

8. Parcialismo: Hay partes del cuerpo que cautivan

Pies como fetiches sexuales

¿Te pone a mil una mujer con tacones o contemplar sus manos? Entonces, no te escapes porque el parcialismo ha entrado en ti. Esa excitación producida por la obsesión de una parte concreta del cuerpo es más habitual de lo que parece. Aunque, si hablamos de casos extremos, hay quienes solo se excitan teniendo sexo con esa parte del cuerpo. La realidad siempre supera la ficción.

9. Formicofilia: ¿Quién dijo que los insectos no tienen su punto?

Para gustos, los colores o, mejor dicho, los insectos. Entre gusanos, hormigas o abejas, ¿con cuál te quedas? Tal vez no esté entre tus fetiches sexuales, pero hay personas que no se pueden controlar en la cama cubriendo sus genitales con hormigas o incluso se sienten muy pero que muy bien disfrutando con la picadura de las abejas. En el sexo nada está escrito.

10. Espectrofilia: Espejos, por favor.

¿Recuerdas la “casa de los espejos”, esa atracción típica de feria? Pues hay personas para se sentirían a sus anchas viviendo una swinger party u orgía en una estancia repleta de espejos o se excitan disfrutando de la masturbación o una felación delante del espejo, recreándose en cada detalle y en las expresiones de su rostro. Para amantes narcisos, sin duda.

11. Dacrilagnia o excitación cuando se hace llorar

El fetichista que disfruta con la dacrilagnia es aquel que siente una excitación especial cuando logra que su pareja llore. No obstante, para que no se convierta en una obsesión patológica, es importante que ambos amantes estén de acuerdo con este juego porque, de lo contrario, puede tener resultados dañinos.

12. Antifaces y máscaras

Venda en los ojos objeto sexual

¿Sabías que hay personas que solo se excitan si su pareja lleva una máscara que cubra su cara mientras están follando? Todos sabemos que las vendas en los ojos son un elemento BSDM de los más clásicos, sin embargo logra categoría de fetiche sexual cuando es el motor de la excitación.

13. Ursusagalamatofilia: Convertirse en animales de peluche

Hay personas en países como Japón que les gusta vivir el sexo con su pareja convirtiéndose en animales de peluche, incluso actúan como si fueran ellos mismo, imitando sus movimientos, sonidos, etc.

14. Odaxelagnia: Cómo te gusta morder

¿Recuerdas cómo se ponía el protagonista de 50 Sombras de Grey cuando Anastasia Steele se mordía el labio? Uff, pues al fetichista odaxelágnico le gusta tanto que le muerdan como dar pequeños mordiscos a su pareja. Siempre con un fin erótico, claro.

15. Macrofilia: Cuando lo grande te pone a mil

Esta parafilia se centra en aquellas personas que disfrutan cuando sienten el dominio sexual de una persona más grande en tamaño. Una mujer gigante entre sus sábanas les sitúan en el máximo éxtasis sexual aunque no siempre sea sencillo cumplir sus fantasías.

Y tú, ¿tienes otros fetiches sexuales o compartes algunos de los expuestos en este listado?

Ilústranos y si está en nuestra mano cumplir tus deseos, será un placer convertirnos en tu fetiche más excitante el tiempo que tú quieras.